En la actualidad abundan los alimentos que se comercializan bajo la premisa de  “light” en la etiqueta de su envase, tales como yogurts, refrescos, chocolates, entre muchos otros productos presentados en esta versión que, en su presentación regular contienen grasa o carbohidratos y contribuyen con el aumento de peso. Sea cual sea el plan de alimentación que se elija seguir, desde hace muchos años es conocida la efectividad de algunos suplementos naturales con terfamex que contribuye con el proceso de adelgazamiento y controla la sensación de hambre y ganas de comer.

La razón por la que muchos concluyen que los alimentos “light”  facilitan la pérdida de peso es que, para que sean considerados “light” o dietéticos tienen como condición que se haya reducido como mínimo un 30% alguno de sus componentes altos en  azúcar o grasas. no obstante la realidad de estos productos es diferente a lo que se cree, ya que el componente que es reducido por considerar que engorda, es sustituido por otro que generalmente tiene otros efectos negativos no deseados que de igual forma tienen un efecto contraproducente para la salud

Lo cual ocurre, entre muchos otros productos, con los chocolates que en su presentación light son bajos en azúcares, pero continúan siendo altos en grasas. En caso es el mismo cuando se habla del pan o cereales integrales, que  tienen las mismas calorías que los regulares, con la única diferencia de que son más saludables, gracias a su alto contenido en fibra.

Lo importante es leer bien las etiquetas de los envases de estos productos y comprobar la cantidad de calorías que aporta cada uno de ellos. Se podría concluir, que los alimentos light no ayudan a adelgazar en sí y que una dieta equilibrada o establecida por un especialista en nutrición son las opciones más adecuadas para perder peso al igual que cumplir una rutina de ejercicio físico.

Los alimentos light como complemento de una dieta adecuada, contribuyen a controlar el peso e incluso a reducirlo pero siempre teniendo en cuenta su valor energético, y sin caer en excesos de consumo de algún producto solo porque se promociona como “adelgazante”.